Lo mismo de siempre.

El viaje hacia la venganza.

Antes de iniciarlo cavé dos tumbas; una para mi y otra para mis dudas.

Me lavé las manos llenas de heridas con limón, para recordar como me las había hecho.

Imposible salir de la oscuridad, del desdén, de ese sentimiento de culpa o perdida que nos persigue en los momentos de tristeza y de duda interna, sin aceptar que forman parte de ti, de momento.

Porque como siempre digo, son ciclos.

De nosotros depende acelerar los dolorosos y disfrutar los satisfactorios.

Si la muerte viene a por ti, sonríele mientras le sacas el dedo.

Si el dolor viene a por ti, sonríele mientras le sacas el dedo.

Si alguien viene a por ti, sonríele mientras le sacas el dedo

Y si no lo aceptan, que se vayan por donde han venido.

Hoy, a más de 1000 km de mi casa, configuro el siguiente objetivo.

Y voy a explotar mi mejor talento ; No darme por vencido.

Si me caigo 7 veces, me pienso levantar 8.
Si me pitan los oídos, me alegraré de quién se acuerda de mi.
Si me quedo sin comida, buscaré la manera seguir con vida.

Y si me golpean por mi falta de técnica, lo compensaré con mi actitud.

Y me volveré a levantar.

Parece que siempre escriba lo mismo.

Pero si estas aquí, sabes que tengo razón.

Ya no pretendo hacerme rico, prefiero sacarle el máximo partido a lo que tengo aquí conmigo.


Y que lo que venga mañana, sea el simple fruto que disfruté hoy trabajando.

Nada mas que añadir.

De momento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: